Devocional  – 7 de julio

Toni Knight   -  

Devocional

“Libro de hechos”

Quinto Capítulo

Por Pastor Oscar Villalta

 

Hechos 6:1 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. 2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 

Todos queremos congregarnos en la iglesia ideal, que nos haga sentir más cerca de Dios, que tenga lo que nosotros necesitamos, un buen predicador y una buena dinámica para tener una comunidad para relacionarse y crecer en nuestra relación con Cristo pero hay algo muy importante que la presencia de Dios sea sensible. Es satisfactorio cuando esto lo podemos encontrar en un lugar pero ¿Qué sucede cuando en medio de este lugar que tanto hemos buscado para congregarnos la murmuración y el descontento entre hermanos aparece? 

Esto estaba sucediendo en la iglesia primitiva específicamente entre Judios y Griegos. Esto era impensable, la iglesia se estaba extendiendo a más regiones y más personas el Espíritu Santo se estaba manifestando tocando vidas y cambiando corazones y repentinamente Lucas el escritor de Hechos nos explica que la atención de la iglesia se desvía y se enfoca en un problema y no en seguir enfocados en el mover de Dios a través de su Espíritu.  

Esto es lo que Satanás quiere para la iglesia que desviemos la atención a problemas y circunstancias menores, lo que desea es que los problemas nos aparten de compartir la palabra a otros. Esto es lo que Satanás quiere para nuestras vidas  que nos apartemos de hacer su voluntad y que centremos nuestra atención en problemas, en el desanimo, en la tristeza y en situaciones sin importancia.

Te invito que oremos, Padre gracias por reinar sobre toda situación, gracias por ordenar nuestras circunstancias y por centrar nuestra atención en el blanco perfecto que eres Tú, ayúdanos si nos hemos apartado enfocanos en tu amor, amén.